U. de Concepción. B. Universitario S/N

ciencia2030@udec.cl

+569 3010 0947

¿Existe una real vinculación Universidad-Empresa?

Compartir este Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Dra. Allisson Astuya Villalón. Académica de la Facultad de Ciencias Naturales y Oceanográficas UdeC e Investigadora del Centro de Investigaciones Oceanográficas COPAS SUR AUSTRAL. Doctora en Ciencias Biológicas y Directora del Laboratorio de Biotoxinas UdeC.

Hace unas semanas participé en un panel de conversación organizado por Ciencia 2030 UdeC y analizamos desde ahí, junto a otros investigadores y Cidere Biobío, sus falencias y posibilidades. La vinculación entre el mundo científico académico y la industria local, sí existe, pero, es aún muy deficiente.

Es importante entender que es totalmente necesaria esta vinculación: desde el entorno científico al contexto real de necesidades, problemas y oportunidades.  Si bien existen instancias que apoyan esta vinculación, está lejos de ser eficiente o efectiva, ¿qué hacemos entonces?, creo que es importante acercar a las dos áreas. Una de las instancias positivas que están contribuyendo a esto es el programa Ciencia 2030 de nuestra universidad.

¿Cómo podemos mejorar esta vinculación?, la inversión de más recursos en investigación es fundamental, ya que las capacidades existen, pero el financiamiento no es suficiente, la mayor parte de las veces, los proyectos son buenas ideas, pero no todas terminan con tecnologías que puedan ser transferibles.

El desafío es dejar de lado los egos y comprender que nos necesitamos para lograr el bien común. Impulsar las oportunidades de colaboración inter y multidisciplinaria, partiendo dentro de la académica, conectarse con el entorno, generar confianzas y propiciar instancias de conexión.

Se requieren crear nuevos organismos que sirvan de plataforma para vincular a ambos sectores, con expertos interlocutores que comprendan y conecten, visualicen investigaciones exitosas a nivel de prototipo y las conecten con quienes pueden involucrarse desde las instituciones públicas y privadas para sacarlas de la inercia y para lograr generar más productos adaptados a nuestras necesidades “Made in Chile”.

La formación de capital humano es fundamental y las oportunidades para nuevos profesionales, que no tengan temor a innovar, aunque puedan equivocarse, hoy si alguien fracasa en este punto, muchas veces no logran recuperarse, no porque no exista resiliencia, sino que no existen los respaldos financieros que lo permitan.